PARA REFLEXIONAR

En medio de tus numerosas responsabilidades diarias: trabajo, estudio, familia, hijos, ministerio, amigos, etc. ¿Te resulta difícil encontrar un momento del día para estar en intimidad con Dios?

LECTURA BÍBLICA DEL DÍA

Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todas estas cosas os serán añadidas

Mateo 6:33

Cada día tenemos la oportunidad de tener un nuevo comienzo y recibir la gracia y el favor de Dios. Es por esto que lo que hacemos en los primeros momentos del día determinará cómo serán las horas restantes.
Para volver al original este año, nuestra determinación diaria debe ser: ¡Tener tiempo con Dios! ¡Es lo primero que debemos hacer!
La promesa de Mateo 6:33, nos habla de que si buscamos a Dios primeramente, el resto de las cosas que podamos necesitar nos serán añadidas: eso incluye provisión permanente, sabiduría, conexiones correctas, oportunidades, creatividad, etc.
En verdad, ¿estamos demasiado ocupados como para no orar? Todos los proyectos que soñamos cumplir, todas las promesas que Dios ha hecho para nuestra vida personal o familiar, sobre nuestro llamado, son imposibles de cumplir sin Dios, y sin oración no obtendremos Su dirección y guía para lograrlo. ¡La oración, lejos de hacernos perder tiempo, nos ayuda a conquistar y alcanzar incluso lo que parecía imposible!
Dios, desea pasar tiempo contigo, levantarte, guiarte, enseñarte, y sorprenderte con Su amor, poder libertador, sanidad, protección y todas Sus bondades.
Jesús acostumbraba diariamente a orar. En griego la palabra “costumbre” se traduce como hábito o disciplina. Jesús tenía una serie de buenas costumbres, hábitos o disciplinas en Su vida espiritual: la oración, el ayuno, la Palabra, y el dar. Cada mañana, a menudo mientras Sus discípulos aún dormían, Jesús se iba a orar solo. En la oración recibía la fuerza para vivir una jornada intensa y de desafíos. Por eso en Mateo 6, Jesús enseña a Sus discípulos a orar. Recordemos que la palabra disciplina se deriva de la palabra discípulo. ¿Eres de los que oras a diario como buen discípulo? ¿Cuál es tu lugar especial para orar? Él te espera en tú lugar secreto para encontrarse contigo (Mateo 6:6).

OREMOS

Señor, varias veces me has mostrado que la oración puede cambiarlo todo. Sin embargo, en ocasiones, o temporadas de mi vida, me he desanimado cuando las cosas no ocurren como me gustaría, y dejo de orar. Te pido perdón si he dejado de perseverar y he abandonado mi vida devocional. Ayúdame a hacer siempre de la oración mi primer recurso, y no mirar las circunstancias, sino colocar mis ojos en Ti, creyendo que lo imposible será posible. Te reconozco como mi Fuente De Provisión, mi Guía, mi Pastor.

Determino que 2019 será el año donde la oración será mi estilo de vida. Te reconoceré a diario como mi Dios, mi único Rey, obedeceré lo que me hables. Entonces sé que veré añadido a mi vida todo lo que necesite, nada me faltará, en el nombre de Jesús. ¡Amén!

RECUERDA

“Orar es volver a darle a Dios el derecho de ser Dios en nuestra vida”.

g12media

Author g12media

More posts by g12media

Leave a Reply